Razones para realizar ejercicio sobran y la mayoría de ellas exceden ampliamente los clásicos motivos de la belleza.

Desde los griegos -y antes también- el concepto de “mente sano en cuerpo sano” ha permanecido como uno de los dichos populares que el vernáculo prodiga en las calles sin que se le preste demasiada atención a su significado y a los consecuentes beneficios de seguir este pensamiento.

Recién cruzado el umbral del siglo XXI la humanidad vuelve la vista a las filosofías que servía Platón entre sus discípulos, renovando el concepto de Body and Mind y generando una nueva tendencia que revaloriza el ejercicio físico como instrumento para la mejora de la salud mental, la cual no pasa solamente por las enfermedades que entran en el área de la psiquiatría, sino que involucra también otros factores comunes a toda la población, como por ejemplo el stress.

La doctora en Psicología de la Salud, Diane Stoler, afirma en una publicación que existe una relación directa entre el movimiento de de los músculos por medio de la actividad física y la reducción del stress. “Por medio del ejercicio se rompe el ciclo del stress ya que se realizan cambios químicos en el cerebro. Mientras tú te ejercitas las ondas cerebrales cambian y se orientan en el presente. Estás enfocado y no pensando en las responsabilidades con las que debes cumplir. No puedes estar relajado y tenso a la misma vez” , indica Stoler. Mientras realizamos una actividad física se crean nuevas conexiones sinápticas lo que da por resultado una mente alerta, con mayor capacidad para aprender y recordar. “Ejercitando el cuerpo se ejercita la mente”, concluye la doctora Stoler.

El ejercicio es indicado por los psiquiatras y psicólogos para combatir desde una depresión hasta un simple mal humor. Expertos de la Universidad de Duke realizaron estudios sobre pacientes que presentaban desórdenes depresivos y aquellos que además del tratamiento con medicación realizaban ejercicio mostraron una mejor recuperación que los que no lo realizaban.

La comunidad médica de nuestro país se muestra preocupada por la salud física y mental de los uruguayos e impulsa a la población a practicar ejercicio regularmente. Quizás la próxima vez que concurras a tu médico adivine -entre la letra ilegible de la receta- la siguiente prescripción: “Concurrir a Aerobic tres a cuatro veces por semana”.

Entre tantas, 7 buenas razones para hacer ejercicio:

1. Regula el estado de ánimo y la autoestima. Al practicar ejercicio el cuerpo produce endorfinas, sustancias que reducen el estrés, la depresión y la ansiedad.

2. Previene enfermedades del corazón.

3. Mejora el sistema inmunológico, previniendo enfermedades virales como son la gripe, el catarro y los resfriados.

4. Longevidad. El ejercicio prolonga la vida y genera una actitud más positiva frente al paso del tiempo.

5. Reduce el cansancio. La actividad física produce una sustancia llamada estamina que colabora con la reducción de la fatiga.

6. Reduce el stress.

7. Colabora con la capacidad de aprender y nos mantiene más alerta.